Arcanos Móviles (alianza con Natalie Duncan)

$3,300.00

  • ¿Qué es? – Los Arcanos existen desde tiempos inmemoriales… Son chispas o esencias divinas que han tomado infinidad de formas, colores y simbologías para expresar la conciencia. En el Tarot son capaces de abrir las puertas del Tiempo… En la Vida son acompañantes y guías… En la persona son amuletos.
  • ¿Qué Incluye?Arcano + tarjeta con explicación
  • ¿Qué beneficios ofrece? – Son llaves que le permiten a la persona caminar senderos de la vida dándole recursos, guiándola, regalándole su fuerza y su sabiduría. Permiten bucear los mundos internos, caminar los externos y volar los infinitos.
Limpiar
SKU: ARCANOS Categorías: ,

Descripción

0 – El Loco. Es el todo y es la nada. Lleno y vacío. El comienzo y el nuevo inicio. Un llamado al camino interno, al despertar hacia adentro, para luego expandir hacia afuera. Es la semilla de la libertad y la aventura que se irá definiendo según las elecciones y caminos que sean tomados al andar. Representa todas las infinitas posibilidades del ser…

1 – El Mago. Veo veo, ¿qué ves? … Es el gran ilusionista. El Mago conoce sus recursos y cómo utilizarlos pero también sabe jugar con quien tiene adelante. Este arcano nos recuerda la responsabilidad que conlleva un don. Es la práctica que hace al maestro y quien pone sus recursos en pos de un bien mayor, es el balance entre ego y alma. El que recuerda lo importante que es conocer el propio eje y que nada vale si no hay contenido…

2 – La Sacerdotisa. Es el sonido del silencio. El reconocimiento del mundo interno, con sus profundidades marítimas y universales. Responde a todo aquello que está velado, el misterio y la sabiduría. La magia interna, la observación y la contemplación. Es el individuo que se reconoce a sí mismo como un ser infinito y se abre a escuchar su propia melodía…

3 – La Emperatriz. Es la creación en estado puro, el suelo fértil del que todo emana y tiene posibilidad de existencia. La verdadera abundancia y el caos. La Madre Tierra que nos sostiene, nos acuna y nos envuelve en su seno, regalándonos constantemente su amor incondicional. Es la sexualidad sagrada que nos abre a la vida y pulsa para que avancemos y nos entreguemos al camino desde la inocencia, la gratitud, el respeto y el amor.

4 – El Emperador. Es el gran sol que dicta el tiempo, nos guía y nos ordena, iluminando y aclarándonos el espacio de existencia. Nos muestra el límite y la disciplina, dándonos cuerpo y realidad en el plano físico. Nos recuerda que somos quienes somos, gracias a que cada ser en nuestro sistema fue quien fue y vivió de forma perfecta para que hoy estemos acá. Es el orden del amor…

5 – El Sumo Sacerdote.  Es la voz del alma que se abre camino a través del ego, rompiendo esquemas de la personalidad y haciendo un llamado a entregarse al camino de vuelta, al origen. Es la búsqueda del sentido, trascendiendo las barreras de la mente y de la ilusión, recordándonos que es el ego quien debe ser vehículo del alma y no a la inversa…

6 – Los Enamorados. Es la unión de los opuestos que se atraen, el erotismo y la pasión, la incertidumbre y la libre expresión. Es el crecimiento y el reconocimiento de la existencia de un otro y lo que podemos generar en un otro. La exploración y el autoamor, el espejo del otro para mostrarnos ya sea por igualdad o diferencia quiénes y cómo somos, ayudándonos a transformar nuestras propias densidades en sutilezas. Nos enseña que somos libres pero vivimos en sociedad…

7 – El Carro. Es la voluntad de movernos hacia adelante con perseverancia y seguridad. Nos recuerda que para avanzar, nuestras energías deben estar en equilibrio sin dejarnos controlar por nuestras ambiciones y sed de poder sino con plena confianza y entrega hacia donde el alma señala. Nos regala la concentración, el foco y el avance sostenido cuyo resultado siempre es el éxito.

8 – La Fuerza. Es la aceptación y la integración de nuestros instintos, dolores y miedos trascendiéndolos para que sean nuestros aliados. La fuerza femenina que logra domar con sensualidad y sensibilidad, honrando el cuerpo y nuestros impulsos carnales por su fuerza, su belleza, su valor y su capacidad de generar recursos para manifestar lo Divino en la Tierra…

9 – El Ermitaño. Es el hombre fuera del tiempo que se encuentra con él mismo y su interior. Recuerda que todos en el universo estamos hechos de polvo de estrellas y reconoce la totalidad en sí mismo. Es el aprendizaje y la humildad entregándose al camino por el servicio a la humanidad, sin perderse en los poderes, lo superficial, los fuegos artificiales y concentrándose en la Gran Verdad y la nutrición del contenido…

10 – La Rueda de la Fortuna. Es la vida que nos recuerda que lo único constante es el cambio. Nos señala que cada una de nuestras acciones trae una consecuencia, el gran balance universal que mantiene todas sus cuentas en orden, girando lenta pero constantemente. La Rueda irrumpe para que veamos más allá de nuestra mente finita, más allá del árbol y reconozcamos el bosque en el que estamos inmersos y conectados, donde nada se detiene y todo se transforma…

11 – La Justicia. Es el ojo que todo lo ve. Austera e imparcial, la justicia divina siempre cumple y es inflexible en sus fallos. Es la ley que analiza y resuelve desapegada y pulcramente, luego de una limpieza y depuración de los hechos. Siempre nos presentamos ante ella luego de cualquier encarnación y rendimos cuentas, para ella no hay nada imposible y ante su juicio todos somos iguales. Responde ante un solo lema: “Cumplirás”, no nos deja avanzar hasta que no hayamos aprendido la lección y hayamos respondido por nuestras acciones de forma responsable, consciente y amorosa…

12 – El Colgado. Es la consciencia del Ser que hace un llamado de atención al personaje que lo está encarnando. Es una etapa de discernimiento y freno para evaluar el camino recorrido, comprender el presente y destilar aprendizajes. Nos recuerda la importancia y la riqueza de la perspectiva y de que todo depende del cristal con que se lo mire. Es la oportunidad de cambio y evolución que, según lo que la persona elija, definirá sus caminos…

13 – La Muerte. Es la trascendencia del alma. No se puede avanzar en el camino si no se atraviesa la muerte de ciertos aspectos, no se trata de dejarlos ir, sino de entender que a donde se va, ya no pueden ser. Cuando un alma atraviesa una muerte física debe desprenderse de su cuerpo, aunque después vuelva a encarnar, lo hace en otro vehículo. Este es un arcano que muestra la oportunidad de los duelos, que si bien son muy dolorosos y nos desmiembran, al atravesarlos y trascenderlos también nos regalan un nuevo nacimiento, desde otro lugar o aspecto más elevado y evolucionado. 

14 – La Templanza. El silencio. La espera. La quietud. El balance perfecto. La búsqueda de armonía. El amor verdadero. La esencia. La luz. El Ser. EL Alma. El Humano. El Cuerpo. La cala. La aceptación. La integración de lo divino con lo terrestre en ese punto finito, casi imperceptible pero resiliente. Magia pura es la templanza que abre silencios para dar vida a las palabras, que crea espacios en reinos de caos, que teje en el cielo con hilos dorados las redes de amor de vínculos sagrados… 

15 – El Diablo. Espejito, espejito… El caos original que da comienzo al Universo… El momento de elección entre creación o ilusión. El diablo nos recuerda nuestro poder y responsabilidad en el camino de la vida. Podemos quedar atrapados en las redes de la ilusión o podemos reconocernos creadores y hacernos cargo. Es la parte del camino en la que o quedamos atrapados, estancados y enroscados en nosotros mismos, obnubilados por las tentaciones o nos aceptamos íntegramente, nos ponemos de pie y avanzamos. Es un momento de quiebre entre el ego y el alma que se destila en voluntad, amor y arte…

16 – La Torre. La verdad. Soltar o perder… ser capaces de ver… Esa es la cuestión con la Torre. Es la divinidad que retumba para mostrarnos lo que estaba suelto, lo débil, lo pasado. No nos mueve el piso, sino las falsedades… Nos deja desnudos, pero con bases firmes, profundas, fuertes. La gran tormenta que arrasa con lo perecedero y rasga el velo, dejándonos ver la verdad y haciéndonos realmente libres…

17 – La Estrella. La Guía. La Iluminación. La Revelación. La Alegría. El Corazón. La fuerza, la creatividad y los recursos se integran en este arcano cuando el Ser reconoce y se reconecta con su propia Luz… Cambia su destino, se abre a nuevos caminos, nuevas personas, nuevos proyectos que lo llevan nuevamente a su verdadero hogar, el retorno a su origen para convertirse en su propio Sol….

18 – La Luna. La Perla. La Cierva. La Diosa. El Sentir. La destilación de los miedos, proyecciones e inseguridades en intelecto. Cuando todo está oscuro y la mente se dispara… Cuando la noche oscura del alma se presenta, ¿caerías en las redes de tus instintos o serías capaz de observar tus reflejos sin distorsiones y seguir avanzando? El bosque salvaje y seductor, el océano profundo y la intuición que se abre camino como una música que atraviesa el cuerpo, elevando el alma y despertando el espíritu… 

19 – El Sol. El Espíritu. El Nacimiento. El Éxito. Es la fuente de vida inagotable que no solo brilla sino que da vida a todo su entorno, ilumina todo lo que hay en su diámetro, engrandece y da fuerzas a otros, impulsa cálida y constantemente, lidera, marca ritmos, guía, enseña, es paciente, resiliente, magnánimo y magnético. Como el Sol que hace que todo nuestro sistema solar se mantenga en armonía y equilibrio, este arquetipo ama incondicionalmente transformando todo su hábitat por su sola presencia y su único propósito: SER…

20 – El Juicio. El Despertar. La Entrega al Servicio, la Misión que trasciende al Ego y al Alma y pone al Ser a disposición del Todo. Es el quiebre del Alma que se entrega al mundo y antepone las necesidades de la Evolución y los Seres a las suyas, transforma su luz en red, como una gota de agua que vuelve al océano. Este arquetipo elige el Origen, la Fuente, el Amor por encima de su existencia y se vuelve Instrumento…

21 – El Mundo. El Infinito. Los Multiversos. La Realización. El Reencuentro. El Agradecimiento. El Disfrute. El Gozo. La Expansión. La puesta de Sol en un viaje sin fin. Es el atardecer frente a un mar sereno en que el Sol brilla con más fuerza, el cielo se pinta de colores, la luz se intensifica y potencia por un instante antes de recogerse por completo para conducirse a una nueva aventura. Los finales siempre son nuevos comienzos en otro lado y en otros tiempos….

Información adicional

Motivo

El Loco, El Mago, La Sacerdotisa, La Emperatriz, El Emperador, El Sumo Sacerdote, Los Enamorados, El Carro, La Fuerza, El Ermitaño, La Rueda de la Fortuna, La Justicia, El Colgado, La Muerte, La Templanza, El Diablo, La Torre, La Estrella, La Luna, El Sol, El Juicio, El Mundo